Experiencias
destacadas

El aspecto metodológico de la investigación

Rodolfo M Vega
Profesor e Investigador

Hasta hace poco era fácil identificar dos vertientes en los métodos de investigación social: cualitativo y cuantitativo, cada uno con sus ventajas y desventajas. El método cualitativo permite una inmersión profunda y rica en datos de situaciones y experiencias muy particulares y personales; su alcance numérico no pasa de una persona a un grupo muy reducido de personas a quienes se observa y con quienes se interactúa usando preguntas abiertas para generar diálogos no estructurados. Su debilidad podría platearse precisamente en este aspecto particular y personal de los datos, apareciendo así muy “subjetivos”. Por otro lado, lo métodos cuantitativos parecieran no tener esta debilidad dado que apuntan a la recolección de datos masivos mediante una serie de técnicas entre las que se cuentan encuestas con preguntas bien estructuradas. Dichas preguntas son dirigidas a grupos humanos que se plantean como representativos de una población dada, y del mismo modo a interacciones un poco más abiertas con focus groups. La debilidad de estos métodos está en que la información que se obtiene es reducida porque entre otros motivos, se corresponde con un momento específico de la vida de los informantes, los que responden de acuerdo a la circunstancia y ambiente en que se encuentran. También, por muy bien que se diseñe la muestra, siempre queda la duda de su representatividad con respecto de la población total. Para contrarrestar estas debilidades muchas veces se usa una combinación de técnicas de ambos ámbitos metodológicos, lo que con frecuencia hace costosa y larga la investigación.

Dadas las actuales tecnologías de captura y análisis con base en la computación, hoy es posible hacerse cargo de enormes cantidades de información heterogénea, estructurada y no estructurada, desde diversas fuentes, tales como: encuestas, focus group e interacciones de varias personas en redes sociales. Una combinación de tecnologías basadas en “big data analytics”, lingüística computacional, análisis semántico automatizado, nos permiten hacer lo que ha sido el sueño de etnógrafos (analizar en profundidad narrativas complejas, con múltiples capas de significado) y el de investigadores cuantitativos de alcanzar grandes cantidades de información representativas de una población, idealmente del cien por ciento de ésta. Este es el carácter multimodal o multicanal del tipo de investigación que hoy está disponible gracias a las tecnologías computacionales de punta.

La riqueza alcanzada por la investigación realizada por Merlín Research, donde claramente vemos temas emergentes que dan dirección a toma de decisiones más acertadas con respecto a poblaciones que se segmentan en base a información relevante, que difícilmente habría sido adquirida por métodos cuantitativos convencionales. Estos temas vistos desde una mirada convencional de estudios sociales no etnográficos adolecerían de debilidades tales que no permitirían la generalización.

Desde el punto de vista de los resultados a los que aludo, me pareció muy interesante confirmar que un mismo concepto (el del ahorro) es definido por las personas de manera diferente en su peso o proporción dependiendo de cómo y en qué contextos hemos adquirido la información. Esto es posible porque seguimos un tipo de investigación que desde el punto de vista de la adquisición de data, es “omnívora”. Los resultados entonces nos muestran aspectos bien interesantes, tales como, que el género es determinante en las diferencias de conceptualización de temas económicos, como es el del ahorro; que las formas lingüísticas, es decir las estructuras de definición del objeto de estudio (en este caso el ahorro) varían entre quienes declaran ahorrar y quienes declaran no ahorrar; que vemos temas emergentes, interesantes para darles seguimiento con análisis más profundo y complejo de la data obtenida. Como por ejemplo, que las mujeres al parecer emplean como paradigma de expresión el concepto de mes, que pudiera estar vinculado al ciclo mensual en su discurso, con las implicaciones obvias que esto puede tener a la luz de la psicología evolutiva. Estos son verdaderos hallazgos para la teoría de lo que se conoce como behavioral economics.